Buscar este blog

Curso "Programa formativo" convertido, por Villar Angulo y Alegre de la Rosa

Curso "Programa formativo" convertido, por Villar Angulo y Alegre de la Rosa

Curso Gratis Online y Masivo  (MOOC) a través del blog :   evaluacindeeportafolios.blogspot.com.es.  Por Luis Miguel Villar A...

sábado, 5 de septiembre de 2015

Lección 3: ¿Qué es un portafolio o una carpeta?

3.1 ¿Qué es un portafolio o una carpeta?

¿Qué es un portafolio?

Un portafolio no es un montón de trabajo de un estudiante acumulado a lo largo de un semestre o año. Más bien, un portafolio contiene un subconjunto útilmente seleccionado de trabajo del estudiante. Trabajo seleccionado "útilmente" del estudiante significa decidir qué tipo de historia quiere que diga un portafolio. ¿Por ejemplo, quiere que destaque el progreso hecho de un estudiante? Entonces, un portafolio podría contener muestras anteriores y posteriores de trabajo, con el estudiante comentando o evaluando su desarrollo. ¿Quiere usted que el portafolio capture el proceso de estudio y el desarrollo? Entonces, el estudiante y/o el profesor podrían seleccionar ítems que ilustren el desarrollo de una o de varias habilidades con una reflexión sobre el proceso que conduce al desarrollo. ¿O, quiere usted un portafolio que muestre los productos finales o el mejor trabajo de un estudiante?

¿Son los portafolios auténticas evaluaciones?

Los portafolios de estudiante se han asociado con colecciones de material artístico y, en un grado menor, con colecciones de escritura. Los estudiantes en esas disciplinas realizan tareas auténticas que capturan el uso significativo del conocimiento y de las habilidades. Los educadores amplían esta narración de historias a otras disciplinas como la educación física, matemáticas y las ciencias sociales para capturar una variedad de demostraciones de las aplicaciones significativas de los estudiantes dentro de estas disciplinas.

¿Por que usar portafolios?

Propósitos

¿Por qué usar la asignación de un portafolio? Los portafolios se crean típicamente por alguno de los tres propósitos siguientes: mostrar el desarrollo, mostrar competencias actuales, y para evaluar un rendimiento acumulativo. Algunos ejemplos de tales propósitos incluyen:

1. Portafolios para mostrar el desarrollo

a. mostrar el desarrollo o el cambio en el tiempo;
b. ayudar a desarrollar competencias de proceso como la autoevaluación y el establecimiento de objetivos;
c. identificar fuerzas y debilidades;
d. rastrear el desarrollo de uno o más productos/o actuaciones.

2. Portafolios para mostrar competencias actuales

a. muestra del rendimiento trimestral, semestral o anual;
b. preparar una muestra del mejor trabajo para admisión en un centro universitario, posgrado o empleo;
c. muestra las percepciones del estudiante de su trabajo favorito, mejor o más importante;
d. comunica las competencias actuales de un estudiante a otros profesores.

3. Portafolios para evaluar un rendimiento acumulativo

a. documenta el rendimiento con el propósito de la calificación;
b. documenta el progreso hacia las normas o estándares;
c. situar a los estudiantes apropiadamente.

El portafolio de desarrollo acentúa el proceso de aprendizaje mientras que el portafolio de muestra acentúa los productos de aprendizaje.

¿Cómo se crea una asignación de portafolio?

Responda las preguntas siguientes:

1. Objetivo: ¿Cuál es el objetivo (s) del portafolio?

2. Audiencia: ¿Para qué audiencia (s) será creado el portafolio?

3. Contenido: ¿Qué muestras de trabajo de estudiante serán incluidas?

4. Proceso: ¿En qué procesos se implicará el estudiante durante el desarrollo de un portafolio (p. ej., selección del trabajo a ser incluido, reflexión sobre el trabajo, comunicación)?

5. Dirección: ¿Cómo serán manejados el tiempo y los materiales en el desarrollo de un portafolio?

6. Comunicación: ¿Cómo y cuándo será compartido un portafolio con las audiencias pertinentes ?

7. Evaluación: Si un portafolio debe ser usado para la evaluación, ¿cuándo y cómo debería ser evaluado?



RESPUESTAS GRUPALES COMO COMUNIDADES DE APRENDIZAJE


Los noruegos Hoel y Haugaløkken (2004) indicaron que [una carpeta] es una colección determinada de trabajo del estudiante que exhibe los esfuerzos, progresos, y logros en una o más áreas del estudiante. La colección debe incluir la participación del estudiante seleccionando los contenidos, el criterio para la selección, el criterio para juzgar el mérito, y la evidencia de la autorreflexión del estudiante (Paulson et al., 1991, pp. 60–61).

(Lea en el Directorio de recursos de esta lección: Hoel, T. L. y Haugaløkken, O. K. (2004). Response Groups as Learning Resources When Working with Portfolios. Journal of Education for Teaching, 30(3), 225-241). 


Luis Miguel Villar Angulo & Lumivian

Referencias




  • Bahous, R. (2008). The self-assessed portfolio: a case study. Assessment & Evaluation in Higher Education, 33(4), 381-393
  • Boulet, J.R., Rebbecchi, T.A., Denton, E.C., Mckinley, D., & Whelan, G.P. (2004). Assessing the written communication skills of medical school graduates. Advances in Health Sciences Education, 9, 47-60.
  • Carney, J. (2004). Setting an Agenda for Electronic Portfolio Research: A Framework for Evaluating Portfolio Literature (http://it.wce.wwu.edu/carney/Presentations/AERA04/AERAresearchlit.pdf, disponible el 10 de junio de 2007).
  • Castelló, M. y Monereo, C. (2001). Un prácticum formativo organizado en carpetas. En Villar, L. M. (Dir.). La Universidad. Evaluación educativa e innovación curricular. Sevilla: I.C.E. Universidad de Sevilla, 339-366.
  • Darling, L. F. (2001). Portfolio as practice: the narratives of emerging teachers. Teaching & Teacher Education, 17, 107-121.
  • Duque, G. y otros (2006). Learning while evaluating: the use of an electronic evaluation portfolio in a geriatric medicine clerkship. BMC Medical Education. (http://www.biomedcentral.com/1472-6920/6/4, disponible el 10 de junio de 2007).
  • Hoel, T. L. y Haugaløkken, O. K. (2004). Response Groups as Learning Resources When Working with Portfolios. Journal of Education for Teaching, 30 (3), 225-241.
  • Lopez-Fernandez, O., & Rodriguez-Illera, J.L. (2009). Investigating university students adaptation to a digital learner course portfolio. Computers & Education, 52(3), 608-616.
  • Martin-Kniep, G. O. (1999). Capturing the Wisdom of Practice: Professional Portfolios for Educators. Alexandria: Association for Supervision and Curriculum Development (ASCD), Capítulo 6.
  • Meeus, W., Van Petegem, P., & Engels, N. (2009). Validity and reliability of portfolio assessment in preservice teacher education. Assessment & Evaluation in Higher Education, 34(4), 401-413.
  • Peterson, K. D., Stevens, D. y Mack, C. (2001). Presenting complex teacher evaluation data: advantages of dossier organization techniques over portfolios. Journal of Personnel Evaluation in Education15 (2), 121-133.
  • Bahous, R. (2008). The self-assessed portfolio: a case study. Assessment & Evaluation in Higher Education, 33(4), 381-393
  • Boulet, J.R., Rebbecchi, T.A., Denton, E.C., Mckinley, D., & Whelan, G.P. (2004). Assessing the written communication skills of medical school graduates. Advances in Health Sciences Education, 9, 47-60.
  • Carney, J. (2004). Setting an Agenda for Electronic Portfolio Research: A Framework for Evaluating Portfolio Literature (http://it.wce.wwu.edu/carney/Presentations/AERA04/AERAresearchlit.pdf, disponible el 10 de junio de 2007).
  • Castelló, M. y Monereo, C. (2001). Un prácticum formativo organizado en carpetas. En Villar, L. M. (Dir.). La Universidad. Evaluación educativa e innovación curricular. Sevilla: I.C.E. Universidad de Sevilla, 339-366.
  • Darling, L. F. (2001). Portfolio as practice: the narratives of emerging teachers. Teaching & Teacher Education, 17, 107-121.
  • Duque, G. y otros (2006). Learning while evaluating: the use of an electronic evaluation portfolio in a geriatric medicine clerkship. BMC Medical Education. (http://www.biomedcentral.com/1472-6920/6/4, disponible el 10 de junio de 2007).
  • Hoel, T. L. y Haugaløkken, O. K. (2004). Response Groups as Learning Resources When Working with Portfolios. Journal of Education for Teaching, 30(3), 225-241.
  • Lopez-Fernandez, O., & Rodriguez-Illera, J.L. (2009). Investigating university students adaptation to a digital learner course portfolio. Computers & Education, 52(3), 608-616.
  • Martin-Kniep, G. O. (1999). Capturing the Wisdom of Practice: Professional Portfolios for Educators. Alexandria: Association for Supervision and Curriculum Development (ASCD), Capítulo 6.
  • Meeus, W., Van Petegem, P., & Engels, N. (2009). Validity and reliability of portfolio assessment in preservice teacher education. Assessment & Evaluation in Higher Education, 34(4), 401-413.
  • Peterson, K. D., Stevens, D. y Mack, C. (2001). Presenting complex teacher evaluation data: advantages of dossier organization techniques over portfolios. Journal of Personnel Evaluation in Education, 15(2), 121-133.
  • Pozo, Mª T. y García, B. (2006). El portafolios del alumnado: una investigación-acción en el aula universitaria. Revista de Educación, 341, Septiembre-diciembre, 737-756.
  • Rolheiser, C., Bower, B. y Stevahn, L. (2000). The Portfolio Organizer: Succeeding with Portfolios in Your Classroom. Alexandria: Association for Supervision and Curriculum Development (ASCD), Capítulo 1.
  • Stanley, Ch. A. (2001). The Faculty Development Portfolio: A Framework for Documenting the Professional Development of Faculty Developers. Innovative Higher Education, 26(1), 23-36.
  • Tillema, H. y Smith, K. (2007). Portfolio appraisal: In search of criteria. Teaching and Teacher Education, 23, 442-456.
  • Wade, R. C. y Yarbrough, D. B. (1996). Portfolios: a tool for reflective thinking in teacher education? Teaching & Teacher Education, 12(1), 63-79.
  • Wright, W. A., Knight, P. T. y Pomerleau, N. (1999). Portfolio People: Teaching and Learning Dossiers and Innovation in Higher Education. Innovative Higher Education, 24 (2), 89-103.
  • Rolheiser, C., Bower, B. y Stevahn, L. (2000). The Portfolio Organizer: Succeeding with Portfolios in Your Classroom. Alexandria: Association for Supervision and Curriculum Development (ASCD), Capítulo 1.
  • Stanley, Ch. A. (2001). The Faculty Development Portfolio: A Framework for Documenting the Professional Development of Faculty Developers. Innovative Higher Education, 26 (1), 23-36.
  • Tillema, H. y Smith, K. (2007). Portfolio appraisal: In search of criteria. Teaching and Teacher Education, 23, 442-456.
  • Wade, R. C. y Yarbrough, D. B. (1996). Portfolios: a tool for reflective thinking in teacher education? Teaching & Teacher Education, 12 (1), 63-79.
  • Wright, W. A., Knight, P. T. y Pomerleau, N. (1999). Portfolio People: Teaching and Learning Dossiers and Innovation in Higher Education. Innovative Higher Education, 24 (2), 89-103.
  • Zeichner, K. y Wray, S. (2001). The teaching portfolio in US teacher education programs: what we know and what we need to know. Teaching & Teacher Education, 17, 613–621.
    Logo de los blogs