jueves, 8 de junio de 2017

Lección 7ª. ¿Cómo se orienta y motiva al estudiante en una tutoría del proceso formativo?

Lección 7ª. ¿Cómo se orienta y motiva al estudiante en una tutoría del proceso formativo?


Profesor tutor como modelo.


El rol de tutor profesional de un Proceso Formativo (PF) significa tener competencia técnica en orientación y asesoramiento, preocupación por estándares de calidad reflejados en una alta tasa de éxito y de satisfacción de los estudiantes en el PF, y una adherencia a imperativos éticos de funcionamiento (compromiso, responsabilidad, justicia, equidad, etcétera) (Ottewill, 2001: 438). 

Un tutor de PF debe ejercer su función con autonomía responsable ante la comunidad, implicándose en la resolución de problemas contingentes que tiene la práctica universitaria desde la admisión de un alumno a las prácticas externas. 

Una misión del rol de tutor es aumentar la autoeficacia de los estudiantes como un atributo de la motivación para el aprendizaje. Esa autoeficacia convertida en meta de actuación significa poner en marcha en un PF acciones que la puedan mejorar en la población estudiantil. 

El Equipo de Investigación y Desarrollo CCUC (Universidad Autónoma de Barcelona) ha resumido las acciones que podrían beneficiar el desarrollo de la autoeficacia:

* Destrezas de búsqueda de la información.

* Criterios de selección del conocimiento.
* Habilidades de evaluación de datos.
* Capacidades organizadoras y de gestión crítica del conocimiento.
* Técnicas de estudio individual.
* Habilidades de pensamiento crítico.
* Discusión colectiva del conocimiento.
* Aplicación práctica y ejercicios de simulación.
* Técnicas de investigación.
* Desarrollo de actitudes profesionalizadoras.

De otra parte, Margolis (2002: 223) subraya cuatro fuentes que pueden mejorar la autoeficacia:

a) experiencias de maestría (actividades en las que hayan tenido éxito previamente los estudiantes, que pueden repetir por medio de actividades de carácter independiente),
b) experiencias vicarias (observando como lo hacen compañeros que tienen más conocimientos o más experiencia; alumnos a los que se les presentan competencias o técnicas de estudio como metas que deben conseguir),
c) persuasión verbal (juicios verbales que aluden a la competencia o incompetencia para tener éxito en una tarea), y
d) estado fisiológico (indica los síntomas físicos que desembocan en situaciones de ansiedad de un estudiante).

Un evaluador no sólo debe prestar atención a la existencia del rol profesional de tutor de un PF. Además, conviene que examine la documentación sobre programas específicos de desarrollo profesional en las funciones tutorial y supervisora. 

Smith y Bath (2004) reflejaron las tensiones internas en un programa de formación de tutores en la Universidad australiana de Queensland dentro de un plan de mejora de la enseñanza y aprendizaje, en el que un miembro de cada departamento se responsabilizó de ese rol, recibió entrenamiento en el mismo y luego preparó a los demás. El estudio evaluativo representó no solo la institucionalización del rol sino también la generación de medidas complementarias necesarias: un plan de desarrollo profesional y un estudio evaluativo de la estrategia formativa, aunque no tuviera un éxito constatado (la eficacia y relevancia de los programas así desarrollados no fue tan alta como se deseaba o esperaba) (Ídem, 119-120).

En el caso de la función supervisora, Lindén (1999) sintetizó un estudio que aglutinó las narrativas de supervisores de distintos campos de conocimiento que habían asistido a talleres de dos días sobre la cuestión supervisora de estudiantes de doctorado, siendo el primer asunto de las narraciones de sus experiencias la naturaleza del estudiante de doctorado frente a otros contenidos que les ocuparon menos espacio, como las cuestiones organizativas del programa (Ídem, 354). Consideró el autor que el estudio sirvió para evaluar la experiencia y como un medio de desarrollo del profesorado.


Técnicas de estudio. 


Las actividades específicas que desarrolla un tutor son el diseño y puesta en funcionamiento de técnicas de estudio para mejorar el aprendizaje. Conviene a este respecto conocer si un servicio de orientación de un PF las anuncia en sitios Web. 

Algunas universidades incluyen direcciones electrónicas sobre técnicas de estudio que aglutinan procedimientos para el desarrollo de destrezas cognoscitivas y otras destrezas en los estudiantes: análisis, observación, memoria, ¿cómo leer un texto o un libro?, ¿cómo tomar apuntes en la clase?, etcétera. Por ejemplo, el sitio Web alojado en la Universidad de Deusto: http://www.fice.deusto.es/sou/enlaces/tecnicas. Además, de la dirección reseñada, existen otras direcciones que recomiendan cómo hacer un estudio eficaz (Página de la Universidad Autónoma de Barcelona o Facultad de Derecho de la Universidad de Alicante), y que hemos anotado en la Actividad 1 de este indicador.

Servicios de orientación. 


Un evaluador debe comprobar en un PF que un servicio de orientación ayuda a los estudiantes a obtener información y asesoramiento de calidad para su propio aprendizaje, fomentando actividades del siguiente contenido vinculadas con el empleo:

* Información de ofertas de empleo.
* Orientación e información laboral para la óptima inserción en el mercado de trabajo.

En el estudio dirigido por Vidal, Díez y Vieira (2001: 21), los servicios de orientación consiguen incluir actuaciones en otros ámbitos, además del referido anteriormente: personal (cuidado y atención de problemas psicológicos) y académico (información sobre estudios, movilidad, becas, etcétera).

La Universidad Complutense de Madrid, por ejemplo, actúa sobre estudiantes de Bachillerato para informarlos proactivamente sobre la Universidad como organización y sistema de estudios superiores. Presenta la información por medio de Jornadas de Orientación Preuniversitaria, o visitas guiadas a centros para estudiantes de Bachillerato y de ciclos formativos de grado superior, que es una evidencia de funcionamiento de dicho servicio. Junto a estas jornadas, el servicio refiere otras dirigidas a profesionales de la orientación, o el Salón internacional del estudiante AULA, que se pueden consultar en un sitio Web dirigido a la Orientación Preuniversitaria: http://www.ucm.es/info/ucmp/pags.php?tp=Estudios%20y%20Acceso&a=estudios&d=0000592.php

Este servicio se distingue del Centro de Orientación e Información de Empleo (COIE) en que éste tiene como objetivo general favorecer la inserción profesional de los universitarios (http://www.coie.ucm.es/info/info_frame_general.asp?opcion=1), realizando a la sazón información y orientación profesional, cursos de formación ocupacional y convenios de prácticas en empresas, entre otros asuntos que se pueden consultar en pantalla directa.

Otras universidades, es el caso de la Universidad de Alcalá, amplían el concepto de orientación, que denominan servicio de atención al estudiante, e incluyen dentro del mismo al Defensor universitario, marcando una diferencia en las funciones orientadoras de carácter profesional y psicopedagógica, y la académica, que en esta institución se desarrolla bajo la denominación de Cursos Cero (http://www.uah.es/servi/atencion_estudiante/).

Desde el punto de vista de la investigación sobre servicios de orientación, aparecen estudios, como el anteriormente citado de Vidal, Díez y Vieira (2001) en nuestro país, o de Rowley y Purcell (2001) en Inglaterra, que describen las percepciones de los usuarios sobre estos servicios. Entre los muchos hallazgos que se podrían comentar del estudio inglés, seleccionamos la falta de conocimiento de los estudiantes de la pluralidad de servicios ofertados y de cómo usarlos, en particular, de aquellos alumnos que más necesitan información y ayuda (Ídem, 421, y 430).

Los servicios universitarios han sido evaluados específicamente por medio de herramientas derivadas del modelo EFQM. Así, la Guía de Evaluación de Servicios, editada por el Consejo de Coordinación Universitaria dentro del II Plan de la Calidad de las Universidades contiene los siguientes criterios:

* Política y estrategia. La organización que se evalúa implementa su misión y visión a través de una estrategia apoyada por las políticas, planes, objetivos y procesos.
* Personas. Gestión, desarrollo y potenciación de las personas de la organización, con el objetivo de dar soporte a la política y estrategia y a su mejora constante.
* Alianzas y recursos. Planificación y gestión de los recursos internos y de las relaciones de asociación, a fin de asegurar el logro de los objetivos.
* Liderazgo. Compromiso visible de los directivos en la creación de valores de calidad.
* Procesos. Diseño, gestión y mejora de los procesos a fin de generar valor añadido y satisfacer a todos los grupos implicados.
* Resultados en los clientes. Grado de satisfacción de los distintos públicos o clientes, medido a través de la recogida de opiniones y por indicadores internos.
* Resultados en el personal. Grado de satisfacción de las personas de la organización, medido a través de la recogida de opiniones y por indicadores internos.
* Resultados en la sociedad. Grado de satisfacción de las necesidades y expectativas a escala local, nacional o internacional, medido a través de la recogida de opiniones y por indicadores internos.
* Resultados clave. Lo que está logrando la organización respecto a los resultados previstos más significativos.

Aplicando estos criterios, se ha evaluado el Servicio de Orientación de la Universidad de La Laguna por medio de cuestionarios, y se han procesado las opiniones de usuarios de la página Web de la Universidad de La Laguna, de otros presenciales del Servicio, de alumnos de ciertas titulaciones, de usuarios cualificados del Servicio: Orientadores de Institutos de Enseñanza Secundaria de la Comunidad Autónoma de Canarias, y de todo el personal (funcionarios y laborales) del Servicio (Universidad de La Laguna. Servicio de Orientación para el Alumnado. Informe Final, 3). 

Servicios de Información Juvenil. 


Un tutor puede ayudar a estudiantes a localizar información en instituciones de la administración (Ministerio de Educación y Cultura, Consejería de Educación de Madrid, Red de información juvenil de Euskadi) distintas de la universitaria (http://www.fice.deusto.es/sou/enlaces/informacion/default.asp?lang=SP ), que relacionan convocatorias de becas, programas europeos como Erasmus, oposiciones, formación para el empleo, consejos para buscar empleo, jóvenes investigadores, aulas de verano, becas FPU, modelos para la presentación de un curriculum vitae, etcétera. 

Un evaluador advertirá cómo se presenta y distribuye la información juvenil en un PF y preguntará a estudiantes sobre estas ayudas en entrevistas convocadas formalmente o de manera aleatoria en los espacios de un centro universitario.

Referencias


            Lindén, J. (1999). The Contribution of Narrative to the Process of Supervising PhD Students. Studies in Higher Education, 24 (3), 351-369.
            Margolis, H. (2002). Increasing struggling learners self-efficacy: what tutors can do and say. Mentoring and Tutoring, 13 (2), 221238. 
            Ottewill, R. (2001). Tutors as Professional Role Models, With Particular Reference to Undergraduate Business Education. Higher Education Quarterly, 55 (4), 436-451.
            Smith, C. y Bath, D. (2004). Evaluation of a university-wide strategy providing staff development for tutors: effectiveness, relevance and local impact. Mentoring and Tutoring, 12 (1), 107-122. 
            Vidal, J., Díez, G. y Vieira, Mª J. (2001). La oferta de los servicios de orientación en las universidades españolas: innovación y ajuste a las necesidades de la comunidad universitaria. Dirección General de Universidades del Ministerio de Educación y Ciencia. Programa de Estudios y Análisis. EA-7107.

No hay comentarios:

Publicar un comentario